Calduch Abogados a TVE

TVE realizó un reportaje sobre la alargascencia y contactó con nuestros abogados, expertos en derecho medioambiental.

CÓMO AFECTA UN DIVORCIO AL NEGOCIO FAMILIAR

Divorci - Calduch Advocats

En un negocio familiar, muchas veces los matrimonios trabajan juntos dentro de la misma empresa. En las ocasiones en que se rompe la pareja, una de las partes se puede encontrar en que tiene que dejar el trabajo por la difícil situación personal. Esto a pesar de que seguramente ha trabajado muchos años y, en ocasiones, ni tanto solo ha cobrado un salario por su dedicación.

Esta situación injusta se puede afrontar de dos maneras, por la vía civil y por la vía laboral. Todo depende de cómo se organizara la relación entre la pareja y el trabajo.

Relación laboral.

En ocasiones las parejas firman un contrato de trabajo reconociendo a una de las partes el trabajo que hace. Ahora bien, para que sea realmente una relación laboral es necesario que cumpla las tres condiciones de este tipo de contratos:

– Dependencia: Hace falta que la persona contratada actúe bajo las órdenes de otro y que se ajuste a unos horarios ordenados por la dirección.

– Ajenidad: El trabajo se hace por otra persona.

– Remuneración: Es necesario que se perciba un salario por el trabajo.

En estos casos, se considera que los servicios que se han prestado son laborales y que la persona que ha trabajado tiene derecho a reclamar que se le pague en base al trabajo que ha hecho (como hemos dicho, en muchas ocasiones los cónyuges trabajan gratis). El sueldo además tiene que ser adecuado al trabajo que realmente se ha hecho (pensamos que en muchas ocasiones se tiene un contrato de auxiliar o administrativo cuando se hace un trabajo de dirección).

En los casos en que ha habido impagos de salarios, legalmente se pueden reclamar un año de salarios debidos (incluidas las pagas extras, complementos salariales, antigüedad, etc.). 

Es importante destacar que no es imprescindible tener contrato de trabajo para demostrar una relación laboral. Hace falta solo acreditar aquella realidad, ya sea con documentos o testigos. 

Hay que tener en cuenta que cualquier indemnización que se reciba por salarios debidos o incluso despido es un asunto exclusivamente laboral, de forma que no influye en ningún divorcio entre las partes.

Relación civil.

En los casos en que la relación no es de carácter laboral, se podría decir que el cónyuge desarrolla ciertas funciones en el negocio en base a su condición de pareja. Sería el caso de una persona que, a banda que esté contratada o no, hace funciones de gestión dentro de la empresa, organiza su horario libremente,  tiene completo acceso a los locales y a los ordenadores, etc. 

En estos casos este cónyuge puede reclamar, en el marco de un divorcio o separación de pareja, que se lo indemnice por el tiempo y el esfuerzo que ha dedicado a esta empresa. La compensación puede llegar a ser de una cuarto parte del diferencia entre los incrementos de los dos patrimonios durante el matrimonio (o superior, si se demuestra que la contribución ha estado notablemente superior). Aparte también habrá que valorar el esfuerzo que ha hecho cada cónyuge en las tareas domésticas y en la cura de los hijos comunes.

La importancia del matrimonio en estos casos.

El Estatuto de los Trabajadores considera que entre cónyuges no puede haber relaciones de trabajo. Ahora bien, en los casos en que la relación sea de pareja de hecho o de simple convivencia (aunque esté inscrita en el registro oficial), no se aplica esta norma, y es el empresario quien tendría que demostrar que la relación no era de carácter laboral.

O una vía o la otra.

Es importante tener siempre  cuento con que hay que escoger entre la vía civil o la vía laboral: no se pueden reclamar las dos indemnizaciones a la vez. És más, si un juez civil valora la relación como laboral, considerará que no es competente para decidir sobre el tema (y viceversa: un juez laboral no querrá pronunciarse sobre un asunto civil).

En conjunto es importante tener en cuenta siempre la forma en que se desarrollaba el trabajo y consultar juristas conocedores de estos asuntos, como los que CALDUCH ABOGADOS pone a su servicio.

LA NULIDAD DE LAS TARJETAS REVOLVING.

Como conseguir la devolución de los intereses pagados en este
tipo de créditos.

Hoy en día muchos bancos ofrecen a sus clientes sistemas de crédito
revolving. Este es un sistema por el cual la entidad concede una línea de
crédito con un importe máximo del cual se puede hacer uso durante un
periodo determinado. El usuario establece la cuota que desea pagar todos
los meses, cantidad formada por parte del importe que utiliza más los
intereses generados por el importe dispuesto. En ocasiones este sistema
no requiere que el cliente tenga una cuenta corriente con el banco, y solo
necesita hacer llamadas telefónicas para que realicen ingresos a su
cuenta habitual.

En muchas ocasiones estos créditos se conceden con un tipo de interés
muy elevado, que se justifica en base al riesgo que corre la entidad
financiera. Esto hace que si alguien se atrasa al volver el préstamo, se
puede acabar encontrando que el banco le pide que vuelva el doble del
que prestó en su momento.

En realidad pero los consumidores no tienen que aguantar esta situación.
Existe una reiterada jurisprudencia del Tribunal Supremo considerando
que los intereses notablemente superiores a los normales son excesivos y
usurarios. Los intereses normales se calculan en base al interés mediano
ordinario de las estadísticas que publica el Banco de España. Para
identificar el que sería abusivo, la sentencia del Tribunal Supremo
628/2015 de 25 de noviembre consideró que un interés superior al
normal (en este caso un 24,6%) pero inferior a su doble ya era excesivo.

Solo se podrían permitir intereses tanto elevados en casos en que, por
ejemplo, el prestatario pretenda un negocio de elevado rendimiento pero
también de elevado riesgo, cosa que justificaría un interés proporcional al

peligro. Pero es evidente que en la mayoría de los créditos revolving no se
den estas circunstancias.

En base a su carácter abusivo e ilegal, una sentencia puede conseguir que
se declare nulo un préstamo con intereses de este tipo y no solo
conseguir que no se tengan que pagar los intereses que se deban, sino
aquellos que el cliente ha abonado desde el momento de la constitución
del préstamo. Por lo tanto se tendrá que volver la cantidad prestada, pero
no sus intereses.

  • En el caso de empresas o de préstamos por negocios.

La mayoría de la normativa sobre intereses usurarios deriva de la
legislación sobre consumidores (en términos legales, se consideran
usuarios las personas físicas o jurídicas que actúan en un ámbito diferente
al profesional o empresarial). Esto no evita pero que los préstamos
mercantiles se puedan beneficiar de la prohibición de la usura bajo ciertas
circunstancias. Así en aplicación de la Ley de 1908 sobre represión de la
usura se puede declarar la nulidad un negocio jurídico en estas
circunstancias:

  • Interés notablemente superior al normal y desproporcionado con las
    circunstancias al caso, o en condiciones que resulten abusivas.
  • Préstamo aceptado solo en base a la situación angustiosa, la
    inexperiencia o la limitación de facultades mentales. Si el préstamo
    es por una empresa, las circunstancias difíciles tienen que ser por la
    entidad, no por sus socios (aunque sean socios únicos).
  • Se suponga recibimiento mayor cantidad que la realmente
    entregada, sean qué sean su entidad y circunstancias.

Para poner un ejemplo, el Tribunal Supremo consideró que un préstamo a
seis meses, con un interés de demora del 30%, una garantía hipotecaria

superior a la cantidad prestada, cobro anticipado de intereses y situación
angustiosa del prestatario era usura.

Hay que demostrar todos estos puntos para que estemos ante un negocio
usurario. En conjunto pues los créditos revolving de las empresas también
pueden ser usurarios, pero con unos requisitos más estrictos.

Si usted ha contratado un préstamo revolving con un interés abusivo, no
se resigne a esta situación y reclame su derecho. CALDUCH ABOGADOS
dispone de abogados que pueden ayudarlo.